martes, 29 de septiembre de 2009

ÑOQUIS!

NOTA MENTAL:
Si te comprás unas papas y tenés huevos y creías que te ibas a hacer una tortillita, podés hablar con alguien y darte cuenta que es 29, enojarte, y hacer unos ñoquis vos mismo.

video

Y estaban riquísimos.

KRAFT NACIONALIZADO!

Y si, a las OREO ahora les pondrían CHOREO.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Mr. President



El señor Presidente de los Estados Unidos.

sábado, 26 de septiembre de 2009

EL CACEROLAZO DE LAS 20hs.


NI EN ABBEY ROAD.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Pichunga, Alma Mater Inmortal.

video

Aquí,
la Fantástica y Expresiva gata
Pichunga,
socia de UDN desde hace más de 8 años,
nos deleita con sus gestos divertidos
y las más frescas morisqueteas,
y nos saluda,
en la
Última Noche en La Casa.
(nos mudamos!)

jueves, 24 de septiembre de 2009

Yo y mi Jefe

Una fresca interpretación de cualquier relación laboral.

CIRCA 2008

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Ésta es la Revolución


Apenas me levanto de una cama dura y molesta, pulguienta y dolorosa y allí van: circenses monos de vodeville que se alimentan en la boca unos a otros y ese es el show.

La revolución ha comenzado y es el cruzarse de brazos y ver cómo pelean aquellos que elegimos para que nos defiendan de ellos mismos.

Una pelea desigual, a 100 rounds sin agua ni banquito, todo el silencio en el público y micrófonos abiertos.

Podemos escuchar toda la miseria que se balbucea, todo el peinado viejo remozado y todo el desinteresado interés egoísta en cada uno de los co-protagonistas.

Mordeduras de perros se asemejan a la garantía de un buen show y allí, en cada dentellada la sangre seca se vuelve a humectar y se vuelve a solidificar, siendo el caramelo caníbal perfecto para quien se precie de fagocitar al hombre.

Las manos, curtidas de tanto trabajo hoy aprietan botones de controles remotos atontados, y ya no buscan el qué sino el cómo, no el porqué, menos el cuándo.

Porque saben que no llega, entonces no importa de dónde ni quién lo haga.

Fetos enanos, de enanos y de gigantes se arrullan en una previda que no tiene auspiciante y allí, la más magra carne es salada para el asado de los pudientes y poderosos, que cortarán sus manjares de la abundancia con finos cubiertos hechos de huesos de plebeyo.

El humilde, podrá y deberá observar obsecuente la escena, mientras es azotado cada 30 segundos para que ría, llore o baile, en una pornográfica y robótica orden enmendada desde el Salón de la Huida.

Esta es la revolución por la que murieron los hippies armados.

Esta es la revolución que tanto soñaron los que murieron.

Por esta revolución se han vendido miles de remeras hijas de Pop.

Esta es la sagrada desestabilización estabilizante que los sueños de viejos demócratas soñaban en sus sucios sueños.

Ahí, ahí cerca está la copa de polenta y agua que se necesita para llenar la cacerola.

Y nada.

Escarnios desde Europa lamentan la suerte del Mono Fiel, olvidando que fueron quienes corrompieron al genoma y brindaron al mundo una versión adaptada del empleado en negro.

El abombe retumba en cabezas analgésicas por naturaleza, curadas desde el gran silencio o hasta allí, y un poco antes de el mutis, sólo habrá una queja y un pedido de Insert Coin.

Toda una fábula medieval de nuestros tiempos, esos niños sin dientes que sonríen por compromiso y ensayan una danza macabramente feliz que es acompañada por un suave acordeón de alquiler y un bebé borracho.

Como si no nos dieramos cuenta, que ésta es la revolución…



martes, 22 de septiembre de 2009

PARA HOY, HAGÁMONOS ESCUCHAR!


HOY SI, CINCO MINUTOS DE FURIA!

EL CACEROLAZO NO VA MÁS!

MAÑANA, LA PROTESTA QUE HARÍA MOJARSE... LOS OJOS, A GALTIERI.

Para el que la fuma.

Si sos un negro fumacoca, comechori, tomavino, y estás a favor del fóbal grati, ésto es pa ti.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Crítica I.



La equidad, esquiva, sigue golpeando al bolsillo del más pobre, engordando la cebada fagocitación del millonario.
Se levanta a la mañana quien no tiene de dónde hacerlo ni un porqué, y mira con ansias al camino de tierra que no existe, ese por el cual deberían venir los corceles de la suerte y el dinero o el porvenir de la semilla, pero no.
Sólo un viento, temido y temible, tan previsible, le despeina el pelo duro al pobre, golpeado y cansado a las 6 de la mañana como vos lo estás a las 12.

El camino se cambia en discursos y de pronto el miserable ve que su ángel se escapa y no ingresa en la TV.
Desde allí, machos y hembras sin importar su género ni hacerse cargo, se escupen falsas mentiras (si es que dicha cosa existe) sobre cómo resolver el problema de la humanidad, el país y la realidad cotidiana urgente.

Y mienten.
Mienten porque son ricos, porque el cansancio que portan es resultado de la sangre del que no es rico, sino que es feo.
Feos y ricos, ya no pobres.
Feos porque son negros, bolitas, aindiados y tristes, con sus canciones amargas de terruños yertos, muertos de dolor nocturno y sin secretos fantasiosos.
Hacen el amor como conejos y procrean, no podemos pedirles que no lo hagan porque aún es gratis y es lo más puro del mundo.

Pequeños pichones oscuros, todos patitos feos en la fila donde el raro es el rico, comienzan un vuelo y velozmente son devorados por la prensa, por los medios y por los grandes hombres detrás de la cortina invisible.
Porque pedimos libertad y aquí la tenemos, una mezcla obtusa de dolor y sangre, bocas abiertas y lastimadas por manos que no tienen la ductilidad de un odontólogo.

Ellos, los tornillos del gran engranaje dejan que su espalda sea azotada por la mano del castigador patrón y no encuentran consuelo más que en un vaso de sangre de Cristo, o en la paz de no tener paz.

Después nos enojamos.
Decimos que son unos negros de mierda.
Que escuchan cumbia.
Les pagamos una porquería de jornal porque nos vengan a limpiar nuestras casas y enseguida, cuando nuestros drogadictos hijos nos roban un dinero barremos debajo de la alfombra la miseria y decimos que fue la negrita.
Luego, llamamos a otra indocumentada para que nos limpie lo que dejamos bajo la alfombra, seguros de que nunca se nos va a acabar esa tela, ese mullido decorado del insoportable esnobismo.

Tractorazos.
Millonarios absolutos enojados porque les sacan dinero.
Y no se detienen un minuto a pensar que lo que pagan como salario SEGURO es bajo y menos que mínimo y que sus obreros no se pueden dar el gusto de ir a ver dvd portátiles y comer asado al costado de una ruta que se adueñan, abanderando a una verdad falsa de mentidores y creyentes organizados bajo consignas comunistas, de derecha y de izquierda, más todas capitalistas.

Discursos.
Mujeres heredan poderes de hombres que heredan poderes de hombres que heredan poderes de imbéciles que heredan poderes de ladrones que heredan poderes del error y la desesperación que heredan poderes de la bota manchada que heredan poderes del perpetuo inconformismo argento, aunque, debemos decirlo, el episodio anterior al último que enumeré se ganó su lugar.

Somos ciegos y sordos ante todo menos ante nuestro espejo, porque de allí, de esa cobarde inocencia de decir “lo haré”, no lo hacemos y todos los días decimos “lo haré mañana”.

Una falsa revolución hija de la miseria, de sentir que el agua se mete en la boca y es agua servida.
Servida por un ser de traje inconciente y criado con la idea de ser más, a costa de usar como nafta fuel a la sangre del pobre, del condenado, del hincha de Boca más pequeño que come de un tacho de basura o toma vino, o fuma paco o se masturba en un rincón de la noche sin intimidad.
Niños hijos de la mañana fría, con pieles curtidas como asfalto que te miran a los ojos y tienen mucho más para decir con ello que vos con todas tus palabras.

Banderas de fuego que alumbran al momento y luego, claro, se apagan.

Cíclicamente la furia nos ha llevado al mismo páramo donde se retroalimentan las realidades en repetitivas diapositivas de la nada vaga, donde el hombre pelea contra el hombre y el perro contra el hombre.
Son esos lugares donde no hay paro, donde no se corta una ruta ni se lamentan muertes en la cancha.
Son los descomunales desiertos de la verdad, donde no tenemos más que ilusión y sin ella, sólo podemos rezar.
Rezarle a un Dios sin ojos, a un dios en minúscula que se parece tanto, pero tanto tanto a un presidente que tendremos que considerar que el hombre tiene al Dios que se merece.

06/2008

TODOS SOMOS CONFESSORE.

El mal gusto también se da cita en UDN.

OH MY GOD! NEGROUS!

(Click en la foto, paspao)
El Mapa de la Inseguridad
que tiene ahora después de comerse un
84% en contra en su "Banca Virtual".

Fijate acá, sino, haciendo clíP en la palabra: COCAÍNA.

Buscando a la Inmensa Pelota Ambarina.

Click en la imagen y a buscar al Chancho Religioso.
(Es muy fácil).

Hasta cuándo?

Con tal de mostrar todo "más grande", habrían dudado si poner
GOROSITO
o directamente,
GOROSO.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Espésial Edishion II

Explicación:
1- Ver de cerca.
2- Este Diario puede desaparecer.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Spésial edishion.

¿Quiere agrandar su combo por sólo 146 o lo come así, solito?

Es igual a Biolcatti.

Antitodo.

Dumas

video

Mi gran amigo Dumas.

martes, 15 de septiembre de 2009

Abuelo.

Ufa!

lunes, 14 de septiembre de 2009

Ahora sí.

Que se vengan los chicos, del mundo ente-ro.

Hoy no hay política.

USTED

No sé lo que pasa que a mi pasado lo sigo tratando de “usted”.

Quince años.
Quince han pasado.
Donde las muertes brillaron en su presencia masticándome las soledades de inviernos húmedos y paredes que parecían abrazar a mis pesadillas cuando se peleaban contra mis sueños.
Tiempos de furia, alegría, animales y vómitos.
Paredes a las que hombreé gallardamente, empujándolas en un mano a mano que siempre gané.
Épocas de salir campeón, de brindar con vino amigo y amigos con vino.
¿Cuántos cigarrillos me fumé en quince años?
¿Cuántos de esos cigarrillos fueron pertinentes y cuántos desubicados?
¿Cuántas veces sonó ese teléfono cuando yo no estaba y la casa se movió haciendo un esfuerzo monstruoso pero no llegó a atender?
Quince años de telegramas de despido, quince años de timbres que sonaban para traer la pizza, quince años de composición de canciones, textos y personas.
Quince años, acá ha pasado todo.
Quince años, pero acá no ha pasado nada.
Tiempos de puntas de pie, de simular cordura, tiempos de esconderse, de brillar, de apagar la luz, de no dormir, de dormir mucho, de antes de apoyar el pie en el suelo decir “qué vida de mierda” y tiempos en los que la cama me eyectaba con hambre por morder el día.
Años y años de correr al tren de enfrente y nunca llegar, de escucharlo y asumir dos cosas: que se iba y que llegaba el día.
Tiempos de “demasiado tarde” y tiempos de “demasiado temprano”.
Entierros, amigos en la puerta que comían de mi mano y me agradecían alzando la cola y marcando su territorio.
Uno de Nosotros, siempre esperando en la larga fila del hola y el adiós, amuchándose entre pocos por tocar al león del misterio y amaestrarlo al menos por un par de horas.
Una casa souvenir, quince años, nadie se ha ido con las manos vacías de aquí, vamos.
Generaciones enteras, apañando llantos íntimos y risas silenciosas introductorias a la lágrima de la carcajada o el dolor espurio.
Cuántas camisas! Esta casa me ha visto agrandarme en todo sentido, desde ese nene de más que me cuelga de la espalda como un espíritu hasta un ego demencial que siempre me dijo “adelante”, aunque haya fuego, abismos u oro.
Tiempos de impunidad, de humedad, de naturales artificios y de sacrílegos rezos a dioses sin nombre, santos desdentados privados de oro y fantasmas.
Libros, miles de letras que se clavaron en mi corteza cerebral dejando huellitas perturbadoras de límites a los que llegar.
Terrores alegóricos, sillas desvencijadas por el viento del tiempo y mucho pero mucho rocanrol.
Saludables enfermedades sin nombres, pulmones rojos como un amanecer atómico y puertas que se trababan para abrirse cuando algo lo creía pertinente.
Maderas, muebles que absorbían sensaciones y un perro, de mil cien años y una vida eterna por delante.
Esta casa es la cobija artera de los sin nombre, el nicho en el que descansan los gritos de los mudos y los sueños de los que vuelan sin vértigo.
Quince años.
Quince años de descubrirme sólo, de descubrirme rodeado y rehén con la bolsa de dinero ajeno de un ayer impenetrable y falto de diseño.
Lustros aunados en un coro increscendo, aliviado de una canción que nunca termina: el cimiento, aunque se demuela, sigue allí.
¿Cuáles son los fantasmas que atormentan a los fantasmas? ¿Cuánto tiempo dura una pesadilla que nunca empieza? La casa tiene la respuesta.
Quince años de impostada seguridad, de cadenas de papel y caramelo.
Bicicletas.
Muchas, muchas bicicletas.
Ironías con mortajas en un carnaval carioca, una caravana interestelar de comparsas hechas gente y allí, en un rincón, la casa que al amor construyó.
Ladrillo sobre ladrillo, ideales y magia, altruismo y las mejores intenciones de que en este año, todo te salga bien. Saludos.
Cadenas nacionales en un raro color, muchos presidentes, política rimbombante y un espíritu atormentándome diciéndome: ESO NO SE HACE.
Quince años.
Quince años, men.
Eso es una pila.
Quince años de apuntalar un sueño que nunca despierta, quince años de arrinconarte contra la pared, imbécil milagro y decirte que la próxima te rompo el espinazo, como si eso fuera a amedrentarte.
Claro.
Como si el hombre estuviera muy por encima de los designios de quien manda, sea este hormiga, planta o colectivo.
Quince años.
El techo se cae a pedazos pero te la paro de pecho y te la clavo en el ángulo.
Duchas congeladas en veranos, duchas hirvientes en invierno y duchas tibias nunca jamás.
Buscar lo necesario e imprescindible, bienvenidos al almacén de la inflación, donde comprás hoy y mañana comés lo que haiga.
Por esa puerta pasaron tantas personas… que si tuviera un molinete, tranquilamente habría dado las vueltas justas para abrir un agujero negro en el hiperespacio que te deje, sin lugar a dudas,.otra vez acá.

Yo no sé qué pasa con mi pasado, que lo miro y me da la espalda.
Creo que tengo que hablar con mi futuro, arreglar un duelo a muerte entre ellos y mientras tanto, me fumo un cigarrillo de dos con veinte, HOY.

Hs!

viernes, 11 de septiembre de 2009

Estorbos, escombros, es Cobos.

casinos encuestas

Votalo, votale.

Felíz día del maestro.



NOTA: Al primero que denote que el porcentaje no es exacto, lo mando a leer Jauretche de premio.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

A comerla.






Ñam.

Mala leche

martes, 8 de septiembre de 2009

Ultimas tapas y adiós.




Algo ocurrirá para que UDN no pierda la chispa.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Vileza.


CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA MEJOR, ABOMBAO!
Jo, jo.
El chiste se entiende si ves la tapa original, que es esta:




De todos modos, qué mal estamos.

Futurología.




Pobre gente. Y el clasificados que viene cada vez más finito.

Llueve como la gran puta.




Hoy, con temas para todos los gustos.
Para el rockero, para el que fuma cocaína y para el que se sienta en el sopeti.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Domingo, Sarmiento.



La gente está mal.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Murra en la laco nao ten fin.



Pra vocé que o mira ao TV gratarolinha, prieto cabeca, come choripáo!

Santísimos Aumentos




Jesús, ayúdanos contra los negros.

viernes, 4 de septiembre de 2009

PORTADAS VIEJAS II



PORTADAS VIEJAS